¿Por qué hoy es más importante que nunca que la dimensión de tu operador logístico sea internacional?

Analizamos los principales beneficios de elegir un partner logístico con una estructura global para los cargadores que buscan alternativas más fiables a su cadena de suministro. 

La pandemia mostró en el año 2020 la fragilidad de la cadena de suministro y, desde entonces, el contexto internacional ha ido sumando acontecimientos que confirman la vulnerabilidad de la logística: ya sea por un buque atascado en el Canal de Suez, la guerra en Ucrania o el atasco del puerto de Shanghái. 

Cualquier suceso ocurrido a miles de kilómetros de distancia de la sede central de una empresa puede impactar de forma directa en el abastecimiento de sus mercancías y su cuenta de resultados, aunque sus productos no atraviesen el Canal de Suez o no tenga proveedores en Ucrania o Shanghái. 

La interconexión de la red global del transporte provoca efectos que repercuten a escala internacional, en forma de escasez de contenedores, aumento de precios en las tarifas de los envíos, saturación de puertos o retrasos en las entregas.   

En este nuevo entorno, los cargadores se encuentran inmersos en un proceso de cambio, inspeccionando su cadena de suministro en búsqueda de nuevas soluciones que aporten estabilidad a su negocio y del partner logístico idóneo para adaptarse a las nuevas reglas de juego.     

La primera tendencia entre las empresas cargadoras ha sido un replanteamiento global de su estrategia y, en concreto, de sus proveedores, identificando a los más adecuados y el lugar en el que deben estar situados, como señala un informe publicado en la revista Información Comercial Española (ICE). Por una parte, los cargadores buscan aumentar el número de proveedores para diversificar el riesgo que supone depender exclusivamente de un solo proveedor y, por otra, vuelven a replantearse el concepto Nearshoring, aproximando la producción a territorios más próximos, acortando así la cadena de valor.    

Ligado a este movimiento, los cargadores están evaluando qué operadores son los más adecuados para confiar su logística. Los cambios en la producción exigen también una reformulación global de su red logística y de transporte, por lo que demandan que su partner disponga de las características necesarias para ajustarse a este nuevo entorno, responder a los nuevos retos y solucionar cualquier tipo de problema.

Ante esta elección, los operadores logísticos internacionales se posicionan como los mejores candidatos para que los cargadores les confíen su cadena de suministro. La compleja situación internacional hace cada vez más atractivo el perfil de un partner logístico global, con una estructura propia y profesionales que garanticen capacidad de respuesta ante cualquier incidencia en cualquier lugar del mundo. Pero existen muchos más argumentos para confiar la logística a un gran grupo internacional:     

  

¿Cuáles son las ventajas de un operador logístico internacional? 

 

Fortaleza económica

La incertidumbre ante la situación global de la cadena de suministro empuja a los cargadores a buscar partners con mayor solidez, que garanticen la solvencia financiera suficiente para aportar estabilidad a sus clientes y la capacidad necesaria para solventar cualquier tipo de imprevisto en el mercado.

Acceso a una red internacional 

Las delegaciones propias de un partner logístico global aportan a un cargador la garantía de una mayor seguridad para su cadena de suministro, especialmente en un contexto tan imprevisible, en el que las empresas se pueden ver forzadas a buscar proveedores en nuevos mercados.  

Profesionales en origen y destino

El personal propio de un operador logístico se convierte en el mejor aliado ante cualquier problema que pueda surgir a lo largo de la cadena, por lo que es una ventaja que disponga de un amplio equipo de profesionales localizados en los principales hubs internacionales.     

Acuerdos preferenciales con navieras, aerolíneas y transportistas

Los grandes transitarios cuentan con contratos a largo plazo con las navieras, las aerolíneas y los transitarios, por lo que las empresas cargadoras pueden acceder a mejores condiciones para sus servicios de transporte.

Disponibilidad de una amplia oferta de transporte

Un partner logístico con una estructura global puede ofrecer a los cargadores un abanico más amplio de servicios de transporte, aportando flexibilidad a sus envíos y adaptándolos a las condiciones de todo tipo de mercancía, cualquier plazo y destino.  

Cobertura integral de servicios

La oferta de un gran operador no se limita al transporte, sino que se completa con servicios que cubren todas las necesidades logísticas de una empresa y diseñando soluciones específicas para resolver sus necesidades concretas.  

Experiencia industrial

Los grandes partners logísticos acumulan experiencia con compañías industriales de distintas ramas de actividad, por lo que pueden ofrecer servicios personalizados a cada sector para ajustarse a los requisitos de todos los mercados.  

Soluciones de valor añadido

La tendencia hacia la especialización logística ha empujado a los grandes operadores a la prestación de servicios ideados para sumar más competitividad a la cadena de suministro y de producción y convertirse en aliados estratégicos para las empresas. 

Desarrollo tecnológico

Los grandes players son los grandes impulsores de la tecnología en la logística y lideran las iniciativas más disruptivas del sector, por lo que sus clientes se convierten en los principales beneficiados de estos desarrollos.

Inversión en sostenibilidad

La preocupación medioambiental es cada vez más evidente en el seno de las empresas logísticas y aquellas con mayor capacidad de inversión están adoptando pasos más decididos para reducir su huella de carbono y, por tanto, la de sus clientes. 

Descubre la estructura internacional que convierte a Grupo Rhenus en un líder logístico global